Escenario Móvil

"Escenario Móvil" (2004).
Director: Montxo Armendáriz
Distribuidora: Oria Films
Duración: 90 minutos
Género: Documental

No es una historia de multitudes y grandes conciertos. Tampoco es un encuentro de triunfadores o de promesas enlatadas. Ni siquiera hay griterío de fans, ni desmayos en directo. Porque ésta no es la historia de una frenética carrera por las autopistas del éxito, sino la de un apacible paseo por los escenarios de la vida. Unos escenarios a los que se asoma un hombre con su música, y también una geografía con su gente. El hombre, la música, se llama Luis Pastor. Y la geografía, su gente, tienen nombre de cereza y de risa abierta y de sudor: los pueblos de Extremadura.

Nomadak TX

"Nomadak TX”, de Raúl de la Fuente, 2006 (BS Oreka TX).

Co-directores: Pablo Iraburu, Igor Otxoa y Harkaitz Martí­nez
Fotografí­a, sonido directo y realización: Raúl de la Fuente
Guión: Raúl de la Fuente, Pablo Iraburu, Harkaitz Martí­nez e Igor Otxoa
Música: Harkaitz Martí­nez
Reparto: Oreka tx, Josu Iztueta, Garazi Hach Embarek, Ichou Venaza, Batbuyan Butjav, Jana Mangi, Altai Hangai, Jayan Nair
Idea original: Harkaitz Martí­nez
Producida por: Txalap.art, Arena Comunicación Audiovisual y Parallel40
Productor asociado: Euskal Telebista
Con la ayuda de: Gobierno Vasco – Diputación de GipuzkoaTX).


Nomadak Tx cuenta la historia de dos músicos en movimiento. Viajan con su txalaparta, un instrumento musical único, que se toca entre dos personas. Llegan hasta la India, Laponia, el Sáhara y Mongolia, para fusionar su música con la de remotos pueblos nómadas. Cruzan desiertos de hielo y de arena, recorren a caballo las montañas de Mongolia, en tren el oeste de la India… viajan en busca de sonidos. Y los encuentran en otros pueblos, otros paisajes, otras culturas. En personas que, como ellos, utilizan la música para decir al resto del mundo: estamos aquí­, estamos vivos, somos nosotros.

Nomadak Tx es una pelí­cula a caballo entre la road movie y el documental de creación. La historia que relata parte del deseo de Igor Otxoa y Harkaitz Mtnez de San Vicente de hacer de la txalaparta -instrumento tradicional vasco de percusión- un lugar de encuentro, no sólo entre personas, sino entre culturas diversas. Un espacio de diálogo del que surgen cosas nuevas. No son viajes cómodos. Van en busca de lo real, del sonido de lo cotidiano, del encuentro directo. A caballo en Mongolia, en tren desde Bombay, atravesando el desierto en Argelia o esquiando en los lí­mites del cí­rculo polar ártico, la txalaparta suena en los escenarios más insospechados.
Surgen entonces las voces de los personajes con los que Harkaitz e Igor se encuentran. Desde un músico mongol a un taxista hindú, de una cantante sami a una anciana saharaui. La txalaparta es entonces algo más que un instrumento musical, es la herramienta de comunicación en la que cada uno formula su deseo: una vida digna, cantar en la lengua de sus antepasados, seguir siendo nómada, regresar a su tierra, ser uno mismo.